La Colonia Condesa

 In Uncategorized

La que ahora es una de las colonias más populares de la ciudad, hogar de las más novedosas tendencias culturales, artísticas y gastronómicas, tiene una historia vinculada con la elegancia de la nobleza, la algarabía de los espectáculos deportivos y el eclecticismo de las migraciones.

Durante la época virreinal, el territorio en el que hoy se extiende la Colonia Condesa formaba parte de una hacienda, ubicada entre el pueblo de Tacubaya y el pueblo de La Romita. En el año de 1704, la Condesa de Miravalle adquirió la propiedad y en honor a ella se nombró al pintoresco barrio.

Fue hacia finales del siglo XIX y principios del XX, cuando la zona empezó a mostrar el carácter festivo y bohemio que hasta hoy la caracteriza. Primero, el Jockey Club México, establecido en una sección del cercano Bosque de Chapultepec, inició la construcción de un hipódromo, en las inmediaciones de lo que hoy son las glorietas Popocatépetl, Citlaltépetl e Iztaccíhuatl.

El trazo elíptico de la avenida Ámsterdam evoca la forma de la pista de carreras, que alguna vez existió en la zona. El Hipódromo de la Condesa se inauguró el 23 de octubre de 1910 y operó hasta la década de 1920. Como remembranza del que fuera un espacio para vivir la emoción de las carreras y admirar las proezas de los jinetes, dos secciones de la Colonia fueron bautizadas, respectivamente, como Hipódromo e Hipódromo Condesa.

La fiesta brava también tuvo un lugar entre los atractivos de la Colonia. En 1907 se inauguró El Toreo de la Condesa. Los terrenos en los que ahora se encuentra la tienda departamental más exclusiva de la zona vieron las hazañas de los novilleros Samuel Solís y Pascual Bueno, y los espadas Manuel González Guerré y Agustín Velasco.

El auge de la Condesa como espacio habitacional comenzó en la década de 1920, cuando se inauguraron los primeros fraccionamientos, en la sección norte de la antigua hacienda (entre la Colonia Roma y el acueducto de Chapultepec). Los extensos parques y jardines, los edificios y plazas, cuyos estilos evocan el pasado colonial, y los originales trazos de calles y avenidas, que rompen la tradicional estructura de red y hacen de cualquier caminata una oportunidad para descubrir nuevos rincones, constituyeron los principales atractivos del barrio desde su fundación.

Comunidades extranjeras como la judía, española y argentina fueron de las primeras en establecerse en la Condesa. Pero la colonia también ha sido hogar de mexicanos ilustres; baste citar nombres como Tina Modotti, Agustín Lara, Pablo Moncayo, Alfonso Reyes, Luis Rius o Mario Moreno “Cantinflas”.

Actualmente, la Condesa debe su popularidad a la original y variada oferta de lugares para divertirse, ya sea con los amigos, a solas o incluso con las mascotas. Restaurantes, cafeterías, bares y boutiques, entre las que no faltan las tiendas de artesanías y productos orgánicos, son algunos de los lugares que invitan a pasar la tarde libre o el fin de semana. No obstante, la Colonia mantiene su importancia como zona residencial; las casas y departamentos en la Condesa continúan entre las propiedades más cotizadas de la Ciudad de México. Visita Departamentos Condesa y realiza tu sueño.

Recent Posts
Comments
  • A WordPress Commenter
    Reply

    Hi, this is a comment.
    To get started with moderating, editing, and deleting comments, please visit the Comments screen in the dashboard.
    Commenter avatars come from Gravatar.

Leave a Comment

Start typing and press Enter to search